HACER ES COSTE, LOGRAR ES BENEFICIO

CULTURA EMPRESARIAL

Por Lucia Gato, Directora Gerente Praxis LG Consultores

Lucia Gato, Gerente Directora de Praxis LG ConsultoresHay cosas  que siempre van conmigo, que forman parte de la esencia y del modo de entender el servicio y que forman parte de Praxis. Me acuerdo mucho de una persona muy querida para mí que me ha dicho esto tantas veces, “nunca confundas HACER CON LOGRAR. “Hacer” es coste, y “lograr” es beneficio, y esta máxima, guía mi vida y muchas de nuestras actuaciones.

Antes de hacer, pensemos que queremos conseguir. Esa es la pregunta que tienes que hacerte y que será la fórmula para que tu esfuerzo sea efectivo. Si no lo tenemos claro, mejor no hacer nada. Nuestro objetivo, nunca puede ser hacer algo, sino lograr algo, y haremos por eso.

Éste es el poder del direccionamiento y el valor añadido dentro de la nueva cultura empresarial de los proyectos que desarrollamos en cambio cultural.

Es hora de terminar con la cultura de “hacer”, en el sin sentido de “producir”; es hora de despertar a una nueva manera de funcionar en nuestras organizaciones.

Es cierto que todavía hay ocasiones en las que el valor de las personas que trabajan en una empresa, es únicamente el trabajo manual. Pero incluso ahí, estas personas tienen ideas valiosas para simplificar los procesos, mejorar en eficacia, e incluso desarrollar nuevos  productos y servicios, por lo tanto es crítico para la excelencia contar con ellas. ¡Seamos valientes y arriesguemos! Dejemos de contar cuantas horas pasamos en el trabajo y empecemos a medir qué conseguimos con ello.

 “El valor de las personas no está en hacer mucho, sino en lograr mucho haciendo lo menos posible. Esto es la eficacia.”

Cultura empresarial, hacer no es lograr

No hay nada más costoso que el hacer justificado, ¿cuántas veces en las empresas perdemos el tiempo justificando lo que hemos hecho o no, en lugar de usar ese tiempo en resolver el problema?

Vivimos a toda velocidad, lo queremos todo para mañana, nos hemos vuelto impacientes… y así, la ansiedad a veces la matamos haciendo. Así es nuestra cultura, valora hacer mucho y pensar poco. Esto ya está en nuestra cultura empresarial y es uno de los hábitos a cambiar en los proyectos de cambio cultural, ya que muchas veces lo que  hacemos no sirve para nada, lo único que genera es coste y frustración. Así nos encontramos con situaciones donde los equipos trabajan frenéticamente en tareas innecesarias. Se produce muchísimo, ahora,  no nos movemos en la dirección que deseamos.

Os invitamos a ver este vídeo donde Simon Sinek, creador del modelo “Circulo de Oro” ,nos habla de lo que supone trabajar desde el sentido de para qué hacemos las cosas. Como esa consciencia en el sentido de lo que hacemos, hace que estemos más implicados con el propósito de la organización.

 

 

Podéis leer más sobre este modelo aquí y aquí.

Es como si en una trainera remaran todos y los remeros se ponen a remar con toda su fuerza, pero en direcciones opuestas, así los remeros “dándolo todo” y el bote se queda el último.

Para coger la dirección adecuada hay que pararse y pensar. Así arrancamos nuestros proyectos de intervención en las organizaciones.

Esta es una de las  claves de nuestros proyectos de cultura empresarial. Saber “para qué” hacemos las cosas. Y luego “el qué”.

¿Confundes hacer con lograr?

Lucia Gato

Directora Gerente Praxis LG Consultores

 

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja tu comentario