Liderazgo Empresarial: El éxito llama al éxito. The winner effect (ver vídeo).

Por Hugo Feijoó, Consultor de Praxis LG Consultores.

 



¿Por qué algunas personas parecen siempre tener éxito? ¿Qué relación hay entre el poder y el éxito? ¿Por qué a algunas personas les da miedo el fracaso?

Como en otras ocasiones te invitamos a que descubras con nosotros el siguiente vídeo sobre la conocida serie de divulgación televisiva Redes EL ÉXITO LLAMA AL ÉXITO.

Desarrollo personas: El éxito llama al éxitoA todos nos gusta tener éxito, cuando esto nos sucede vivimos una experiencia positiva de recompensa en nuestro cerebro y fisiología (generamos mayores niveles de testosterona y dopamina), es el feel good effect, el efecto de sentirse bien ante la superación de un reto.

En el video que presentamos escuchamos al Dr. Ian Roberts, Profesor de la facultad de Psicología del Trinity College de Dublín que nos narra como el éxito bien gestionado es un potenciador de los logros. Cuando frecuentemente conseguimos el éxito, nuestro cerebro se anticipa a la recepción de los logros y trabaja centrándose en la posibilidad, es decir, un líder que trabaja desde la vertiente de potenciar el éxito no se fija en los stoppers que le impiden, sino que fija su atención en cómo es posible conseguirlo.

El éxito es un impulso nos hace colaborar, nos permite desarrollar objetivos comunes, hace que superemos nuestros miedos, que desciendan nuestros niveles de ansiedad, mejora nuestra capacidad cognitiva y nos hace potenciar nuestra creatividad. El éxito también es un arma de doble filo. Todos conocemos cómo personas que ostentan posiciones de poder con éxito incurren en prácticas que podemos calificar de no éticas, que actúan sin empatía alguna con los colectivos que se ven afectados por sus decisiones. Es que el éxito es también una droga, las encimas que nuestro cerebro segrega al alcanzar el éxito son adictivas. El exceso de éxito (y entendamos exceso como pérdida de conciencia sobre las consecuencias) se puede convertir en una obsesión, en una tendencia egocéntrica y un enganche a la sensación de poder, en definitiva, ser poco críticos con nosotros mismos.

Los líderes que trabajan positivamente el éxito también trabajan positivamente el fracaso. Estos trabajan desde unDesarrollo de personas: miedos, ansiedad, depresión, capacidades cognitivas enfoque incremental, ven y viven el fracaso como una fuente de aprendizaje y mejora que se logra en base al esfuerzo y el desarrollo de sus competencias y habilidades. En contra está la visón del enfoque fijo que representa la perspectiva de que el éxito o el talento son una condición innata que no se entrena ¿y tu donde te sitúas?

Nosotros desde Praxis sabemos que el éxito se entrena, que el fracaso es una fuente de aprendizaje y camino para crecer y para innovar. Por ello, para estar en la vanguardia apostamos por crear nuevos retos cada día, salir de nuestra zona de confort, abrir nuestras mentes a nuevas formas de hacer y acelerar nuestros éxitos y compartirlos.

Nosotros desde Praxis sabemos que el éxito se entrena, que el fracaso es una fuente de aprendizaje y camino para crecer y para innovar.”

Y tú ¿qué opinas del éxito? ¿Estás enganchado? ¿Cómo de autocrítico eres contigo mismo? ¿Aceptas el reto del  Winner effect?

Comparte en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja tu comentario